PASSIVHAUS… y respira sano

Se nos ponen los pelos de punta cada vez que leemos una nueva noticia que relaciona la aparición de numerosas enfermedades con una mala calidad del aire que respiramos. En ese momento nos alarmamos y decidimos tomar cartas en el asunto, pero no sabemos por dónde empezar, nos bloqueamos y volvemos al punto inicial. ¿Por dónde podemos empezar? La respuesta es viviendo en una casa pasiva.

“Según Naciones Unidas 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado”

Está demostrado que con una probabilidad del 90% la causa del calentamiento global del planeta son las emisiones de CO2  derivadas de las actividades humanas. Vaya, parece que somos culpables…

Dentro de este porcentaje, el papel de los edificios cobra una gran importancia. Se estima que el proceso de construir y habitar los edificios supone el 40% del consumo energético de la Unión Europea. Además, la mayor parte de las emisiones de dióxido de carbono se deben al uso de los edificios: cocinar, limpiar, respirar… No parecen actividades prescindibles. Habrá que buscar otra alternativa.

“La mejor energía es la que no se consume”

 

COMO EN CASA, EN NINGÚN SITIO… ¿NO?

Para buscar esa alternativa recurrimos a esa ciencia empírica que casi siempre tiene soluciones para guiarnos: la sabiduría popular. Desde la antigüedad, nuestros antepasados han construido edificios adaptados a las condiciones locales. Sin embargo, en el último siglo, este valor energético se ha ido perdiendo a favor de los aspectos estéticos, funcionales y económicos.

Los edificios construidos bajo el estándar Passivhaus aprovechan los recursos de la zona, los que apenas cuestan, como la orientación, el viento, la vegetación y las energías renovables para ofrecer un ahorro energético gracias a una eficiencia enertética mayor que lo habitual, y sobre todo, en el  aspecto en el que nos centramos hoy, garantizan una calidad ambiental y reducen las emisiones de CO2.

“Estudios señalan que la cantidad de contaminantes presentes en el aire interior pueden ser cinco veces superior a la cantidad que hay en el aire exterior”

Los edificios Passivhaus tienen una alta eficiencia energética gracias a que tienen una demanda de energía muy baja y emiten unos niveles de CO2 a la atmósfera muy bajos, contribuyendo así a mejorar la calidad del aire exterior.

Pero además, las construcciones bajo el estándar Passivhaus garantizan la calidad del aire interior que respiramos, la clave está en el sistema de ventilación.   Éstas cuentan con un sistema de ventilación de doble flujo con recuperación de calor que nos permiten renovar el aire contaminado del interior introduciendo aire limpio del exterior y recuperando la mayor parte de la energía en el proceso. Y, en caso de que el aire exterior esté muy contaminado, este equipo nos permite filtrarlo antes de introducirlo al edificio.

“Los edificios Passivhaus se diseñan centrándose en las personas”

 

COMO EN UNA PASSIVHAUS, EN NINGÚN SITIO

Las personas pasamos entre el 80 y 90% del tiempo en espacios cerrados, según la OMS

No se puede determinar de una forma cuantitativa el alcance de las consecuencias que tiene respirar un aire de mala calidad. Sin embargo, numerosos estudios, como los de la Organización Mundial de la Salud, relacionan la constante exposición al aire contaminado con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios, disminución del rendimiento y concentración…

 “La exposición al aire contaminado es responsable de más de 7 millones de muertes al año”

Los principios de los edificios Passivhaus eliminan desde la fase de diseño  los factores de riesgo para la salud de las personas establecidos por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Veámoslo!

Los principales factores de riesgo para la salud que sufrimos en el interior de los edificios son: la presencia de gases contaminantes en el aire interior y la presencia de contaminantes biológicos.

Estos edificios tienen unos niveles de emisiones de CO2 a la atmósfera inferiores al resto de edificios y por tanto ayudan a que podamos respirar mejor en el exterior.  Además tienen una envolvente hermética al paso de aire pero que permite el paso de vapor de agua; lo que unido al sistema de ventilación mecánica, garantiza la calidad del aire interior y la no proliferación de microorganismos nocivos para la salud. Parece que nos convence. Pero, retomando la sabiduría polular: “de lo que no veas, ni la mitad te creas”. Así que, si aún dudas te mostramos un ejemplo.

 

DATOS DE NUESTRA CASA MONITORIZADA EN TRIUFÉ

Vivienda Passivhaus en Triufé - COANDA PASSIVHAUS - en Construccion

El valor máximo de dióxido de carbono recomendado para interiores es de 1.000 ppm (partículas por millón), que a partir de ese valor el aire es de mala calidad y la sensación es la que corresponde a lo que comúnmente denominamos como aire cargado.

La presencia de dióxido de carbono es perjudicial a partir de una concentración de unos 50.000 ppm; sin embargo, en concentraciones de entre 800 y 2.000 ppm se empiezan a producir diversos síntomas como dolor de cabeza, cansancio, pérdida de concentración, reducción del rendimiento.

Niveles de CO2 vivienda Passivhaus en Triufé:

Concentración de CO2 en Planta Baja- Zonas comunes, durante una semana.
Concentración de CO2 en Dormitorios, durante una semana.

Como podemos observar en los gráficos anteriores, en un edificio Passivhaus nos encontramos en un nivel de concentración de CO2 por debajo de los valores máximos recomendados. Permitiendo que las personas que lo habitan experimenten un confort inmejorable.

 

EN RESUMEN

La concentración de CO2 y las emisiones de CO2 son un pilar fundamental en el estándar Passivhaus.

Es de sobra conocida la amortización económica y la eficiencia energética de este tipo de edificios. Pero hay que tener en cuenta la componente ambiental de este estándar.

Ya hemos tomado conciencia de la situación ambiental actual y su repercusión en nuestra salud. Sabemos que queremos actuar y además hemos descubierto el camino. En el caso de la edificación, hemos descubierto que Passivhaus es nuestra mejor opción. ¿Te apuntas?

 “Porque, si no te cuidas tú, ¿quién lo va a hacer?”

 

Si te ha gustado el articulo, te animamos a compartirlo.

Puedes seguirnos también en nuestras redes

 

síguenos a COANDA passivhaus arquitectura en redes sociales como instagram COANDA passivhaus arquitectura redes sociales linkedinCOANDA passivhaus arquitectura redes sociales twitterCOANDA passivhaus arquitectura redes sociales facebook

 

 

 

 

 

4 comentarios en “PASSIVHAUS… y respira sano”

  1. It is shown that with a probability of 90% the cause of global warming of the planet are CO2 emissions derived from human activities

  2. ​Gracias por este artículo muy interesante.
    El problema es que se focalisa en el CO2 y en la calidad del aire respecto a los materiales de la construcción. Problemas que efectivamente se solucionan con una buena ventilación de doble flujo.
    ¿Qué pasa con las contaminaciones de otros orígenes ? Concretamente en los que aprovechan los tubos de ventilación. Se sabe perfectamente que estos tubos no solamente no se limpian bien al momento de la obra (quedan muchos polvos de esta) pero que además no se hace bien el mantenimiento (cambio de filtros). Sin contar con el hecho de que una ves puestos, no se pueden limpiar por dentro en el caso de que haya una acumulacions de hongos o mohos.
    Contra esto la única solución és la ventilación natural, enemiga del Passivhaus.

    • Hola Emmanuel, muchas gracias por tu comentario.
      En primer lugar, es cierto que es importante cuidar la entrada y acumulación de partículas no deseadas en el interior de los tubos en fase de obra, por ello, durante ese periodo los tubos se tapan.
      Por un lado, el aire se puede filtrar hasta el nivel que se desee, adaptándose a distintos contaminantes; sin embargo, el cambio de los filtros depende de que el usuario del edificio realice el correcto mantenimiento de los mismos.
      Por otro lado, la constante ventilación y las condiciones de temperatura y humedad controladas no facilitan la proliferación de bacterias y hongos.
      Por último, la ventilación mecánica no es incompatible con la ventilación natural, en este aspecto me gustaría remitirte al artículo «¿se pueden abrir las ventanas en una passivhaus?» de este mismo Blog.
      Un saludo

Deja un comentario

Protección de datos:
Responsable » Coanda S.Coop.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de siteground.es dentro de la UE. Ver política de privacidad de siteground.es. (https://www.siteground.es/aviso-legal.htm).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.